Inspiración e Innovación

Jugando con el hormigón
 
foto intro

El mobiliario urbano debe ser, además de funcional, estético. Ese es el desde. La tendencia hoy es que además sea lúdico. Sí, leyó bien. No sólo debe ser un banco para sentarse, como los clásicos que aún se pueden ver en algunas plazas, sino que debe ser creativo, con formas fuera de lo común, y que ojalá satisfagan más de una necesidad: que dé sombra, que incorpore luminaria –obvio que solar, porque hay que ser amigables con el medio ambiente-, o que esté unido a las mesas para poder jugar ajedrez, por ejemplo, en el parque.
Todo esto ha hecho que las empresas del rubro se hayan tenido que volver más imaginativas, creando formas y usando materiales nunca antes impensados para esto. Sin embargo, hay un elemento que sigue siendo líder en mobiliario urbano y que ha sido capaz de adaptarse a las exigencias de los usuarios del siglo XXI: el hormigón.
Y es que ese bloque de cemento gris, cuadrado y apagado ya quedó en el pasado. Hoy el mobiliario urbano de hormigón permite generar formas variadas gracias a su materialidad y adaptabilidad al encofrado en que se amolde. Así, hoy se pueden ver bancos curvos que simulan olas de mar o bloques de hormigón dispuesto de tal forma, que además de servir de asientos, estéticamente imitan escalas musicales; así, suma y sigue.
 
Otro factor importante es el uso del color. En la actualidad el hormigón permite ser teñido, lo que lo hace definitivamente más lúdico. Y no solo eso, sino que es mucho más durable, porque como se incorpora a la mezcla, tiene una durabilidad mucho mayor, junto con necesitar menos mantención.
 
Un ejemplo para visualizar de qué estamos hablando es el Parque Bicentenario de la Infancia, ubicado en la comuna de Recoleta, en el Parque Metropolitano. Con más de 3.8 hectáreas, está diseñado cien por ciento para el uso infantil, y fue diseñada por la oficina Elemental, de Alejandro Aravena.
 
Dentro de su oferta de juegos, uno muy entretenida son los juegos de agua, elaborados nada más y nada menos que esferas de hormigón de variados tamaños, como las que se usan para indicar que no se puede estacionar o para evitar los alunizajes. Imitando burbujas, de ellas brotan chorros de agua, invitando a experimentar con ella.
 
Además, cuenta con una reja 3D, que además de separar los espacios permite a los niños poder jugar con ella en su interior, y con un funicular con un recorrido de 98 metros y que lleva al sendero rústico hacia el Zoológico Nacional.
 
Pero sin lugar a dudas, lo más divertido de subir por el funicular es poder bajar a través de la cascada de 60 toboganes que se deslizan a ras de suelo, con una inclinación dada por el mismo cerro. Lo innovador de esto es la materialidad de los refalines. Pudiendo haber escogido entre muchas alternativas, los expertos especificaron el hormigón.
 
De esta forma, se crea un ambiente muy especial, porque al llegar los niños se sorprenden al ver lo inesperado… no sospechan la cantidad de toboganes de diferentes tamaños y largos en los que pueden escoger, porque gracias al hormigón y el juego con la luz, se tienden a mimetizar.
Así, el hormigón continúa consolidándose como material principal para el mobiliario urbano, gracias a su camaleónica capacidad de adaptación a los requerimientos de uso necesarios.


Conversemos...
Conversando con… Alex Brahm, socio de +arquitectos
Alex Brahm
En búsqueda de la dimensión arquitectónica del mobiliario urbano   El equipo de + arquitectos comenzó su trabajo conjunto el año 2000 al reunir a Alex Brahm,...

Mobiliario Urbano
Mesa Ajedrez Cruz

Vanghar nos presenta una excelente propuesta para hacer del espacio público un momento de compartir para grandes y chicos. Con 80 cms cuadrados y 75 cms de...
Inspiración e Innovación
La inclusión desde la perspectiva del mobiliario urbano

Hoy la inclusión, igualdad de oportunidades, universalidad y equidad son términos de uso común por todos los sectores de la sociedad y son aplicables en todos los...