La inclusión desde la perspectiva del mobiliario urbano

226-229_b
Hoy la inclusión, igualdad de oportunidades, universalidad y equidad son términos de uso común por todos los sectores de la sociedad y son aplicables en todos los ámbitos ciudadanos. No sólo educación o salud, también en la ciudad: acceso a parques, espacios públicos, playas, en fin, en lo que a planificación urbana se refiere.
 
Nuestro país ha ido avanzando de a poco en algunas aristas, como por ejemplo en el acceso universal a espacios públicos, exigiendo a través de la normativa que los entornos, procesos, bienes, productos y servicios, así como los objetos o instrumentos, herramientas y dispositivos, deban ser comprensibles, utilizables y practicables por todas las personas, en condiciones de seguridad y comodidad, de la forma más autónoma y natural posible (Ley N° 20.422).
 
En este sentido, lo que se busca –según se informa en el SERVIU- es eliminar las barreras urbanísticas, con el fin de lograr un espacio público inclusivo, volver accesible la mayor cantidad de espacios para que puedan ser utilizados por todos, sin limitaciones, con el objetivo de que todas las personas independiente de sus capacidades físicas o psicomotoras puedan circular por la ciudad de manera segura y lo más autónoma posible. Para esto, se hace necesario entender la accesibilidad como parte integrante desde sus inicios y no un agregado posterior.
 
Pero la inclusividad va mucho más allá. Engloba la totalidad de la sociedad, para que sus ciudadanos puedan ejercer sus derechos y obligaciones en igualdad de condiciones. De ahí que sea un tema de planificación urbana. Cómo se diseñan los espacios públicos y el mobiliario con que se implementan pasa a ser fundamental para lograr el objetivo, ya que con estos elementos los lugares pasan a ser amigables para sus usuarios e incluso determinan el uso que le puedan dar.
 
Si se ponen gradas, por ejemplo, no solo se puede tener una plaza, sino que también un anfiteatro al aire libre. O donde se localicen los juegos infantiles determinará también donde estén las bancas para que los padres puedan estar a atentos a sus hijos. Con esto, se asegura el buen uso de los espacios públicos, evitando su abandono y deterioro.
 
Por último, la palabra integración también toma relevancia. No sólo las plazas y parques deben ser para todos, sino que lo ideal es que logren integrar a todos, esto es a jóvenes con niños y adulto mayor. Según los expertos, esto puede mejorar el bullying en los colegios, ya que desde pequeños y en todos los ámbitos, las personas se acostumbran a convivir con otros que pueden no ser iguales ya sea físicamente o socialmente.


Conversemos...
Conversando con… Alex Brahm, socio de +arquitectos
Alex Brahm
En búsqueda de la dimensión arquitectónica del mobiliario urbano   El equipo de + arquitectos comenzó su trabajo conjunto el año 2000 al reunir a Alex Brahm,...

Mobiliario Urbano
Mesa Ajedrez Cruz

Vanghar nos presenta una excelente propuesta para hacer del espacio público un momento de compartir para grandes y chicos. Con 80 cms cuadrados y 75 cms de...
Inspiración e Innovación
La inclusión desde la perspectiva del mobiliario urbano

Hoy la inclusión, igualdad de oportunidades, universalidad y equidad son términos de uso común por todos los sectores de la sociedad y son aplicables en todos los...